viernes, 19 de febrero de 2016

La casita de los caracoles

Desde comienzos del curso la clase del Pato tiene unos huéspedes conocidos por todos, los caracoles. Pero la casita en la que vivían se había quedado pequeña. Ante esta situación, los niños de la clase querían un nuevo apartamento.
Lo primero que han hecho a primeros de semana es pintar unas maderas que serian más tarde los cimientos del nuevo apartamento.
Una vez bien pintadas las anteriormente nombradas maderas, llamaron a Diego para ayudarles a montar la estructura.
 Unos cuantos tornillos y un taladro fueron las herramientas utilizadas para el ensamblaje.

Este es el resultado final, pero faltaba la fachada ya que sino los huéspedes iban a dispersarse con facilidad.
 La solución, un plástico a modo invernadero para que no se resfriaran.
 Ya con todo montado faltaba lo más importante de todo, los caracoles.
Con mucho cariño los niños fueron metiendo de uno en uno a los futuros habitantes de este flamante apartamento.
Ya con todos dentro de la novedosa construcción, tocaba sacarles a la ventana debido a que la calefacción no es muy de su agrado.
Ahora ya sólo queda amueblar el apartamento. Habrá que estar atentos a las ideas que les vayan surgiendo a estos arquitectos bajitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario